Sistemas Drenantes

Sistemas Drenantes

Según el diccionario, el drenaje aplicado a la tecnología es la “operación de dar salida al agua estancada, o a la excesiva humedad de un terreno, por medio de las instalaciones adecuadas”. Uno de los sistemas drenantes más comunes y que posiblemente a todos nos venga a la cabeza son las canaletas que se colocan bajo los tejados de los edificios, que suelen ser de PVC, y que recogen el agua de la lluvia cuando hay tormenta canalizándola a bajantes que llegan al suelo. Están concebidas para que no se acumule el agua sobre los tejados ya que, de no ser así proliferarían las humedades y goteras, por no hablar incluso de posibles hundimientos del techo. Dentro de la definición mencionada al principio eso sería dar salida al agua, aunque en este caso no estaría estancada pues la evacuación del agua es más o menos inmediata. Sin embargo, hay muchos otros sistemas drenantes , tantos como necesidades de drenaje.

La naturaleza cuenta con sistemas drenantes para que el agua no quede estancada sólo en algunos puntos. En geología el drenaje es cualquier medio sobre el que pueda fluir el agua contenida, ya sea por la superficie o por las infiltraciones en el terreno. Pensemos en los ríos, o en la misma tierra. Gran parte de la lluvia o de la nieve al fundirse, se infiltra en el suelo dirigiéndose al canal fluvial y creando arroyos. Al tipo de drenaje que tiene que ver con los ríos se le llama dendrítico, palabra que procede del griego dendron, que significa árbol. Se le llama así por la semejanza que tienen estos tipos de drenajes a un árbol con sus ramas.
En construcción y arquitectura existen diferentes tipos de drenajes. Ya hemos hablado del drenaje del terreno, el que tiene que ver con sistemas de recogida y evacuación del agua, ya sea superficial (como en el caso de las tuberías y canaletas) o subterránea. Tenemos también el llamado drenaje interceptador. Éste se sitúa entre la fuente de agua y la zona a proteger. También contamos con tubos de distribución (que son tubos perforados para filtrar el agua del terreno circundante), y gravas de drenaje (que son capas de grava o piedra que sirven de filtro para la entrada de sedimentos al agua subterránea).
Sea como fuere, los sistemas drenantes son vitales, tanto en la naturaleza como en las ciudades, ya que nos permiten canalizar el agua para que esta no se estanque, con los consiguientes problemas que generaría. Si tiene goteras o humedades conectenos.


¿Tiene problemas de goteras o humedades?

Somos expertos en impermeabilización y podemos ofrecerle una solución rápida

¡Déjenos su teléfono y le llamaremos nosotros sin compromiso!