arreglo de goteras

Arreglo de goteras

Un viejo anuncio de televisión decía algo así: “¿A qué huelen las nubes?”. No creo que podamos dar respuesta a esa pregunta pero nos sirve de introducción para hablar precisamente de las nubes. ¿Cuántos tipos de nubes hay? Seguramente estáis pensando “Qué pregunta más rara? Al fin y al cabo, las nubes son nubes, ¿no? Bueno, es cierto que todas nubes se forman al enfriarse el aire provocando una condensación del vapor de agua en partículas tan pequeñas que son sostenidas por corrientes de aire verticales.

Lo que hace que existan diferentes tipos de nubes son las diferentes temperaturas de condensación que hacen que éstas estén formadas por cristales de hielo o por gotitas de agua. El movimiento del aire también afecta a su formación. Hay por lo menos diez clases de nubes divididas en tres grupos: nubes altas, nubes medias y nubes bajas. En las nubes altas tenemos los cirros, los cirrocúmulos y los cirrostratos. En las nubes medias están los altocúmulos y los altostratos. Y en las nubes bajas contamos con los nimbostratos, estratocúmulos y estratos. Nos quedan dos tipos de nubes más que están dentro de un grupo llamado nubes de desarrollo vertical. Son los cúmulos y los cumulonimbos. Los nimbostratos, los cúmulos y los cumulonimbos son los tipos de nube que suelen traer tormentas y lluvia. Si nuestra casa no está bien impermeabilizada, la lluvia que sigue a este tipo de nubes puede generar goteras en el techo, muy probablemente por no haber arreglado previamente las humedades o filtraciones. Para el arreglo de goteras (dependiendo de la gravedad de las mismas) hay varias soluciones, pero lo mejor será contar con la ayuda de un profesional. El arreglo de goteras implica, en primer lugar, buscar el origen de la filtración y sellar bien las zonas o grietas que estén en mal estado. Se pueden utilizar multitud de productos (desde pinturas elastoméricas a telas asfálticas o algunos tipos de cementos impermeabilizantes) y su uso dependerá de la avería concreta que tengamos, ya sea goteras en el techo o filtraciones en las paredes.

Si en el horizonte vemos que se acercan nubes de tormenta, asegurémonos de que nuestra casa está bien protegida de las humedades y que el arreglo de goteras que se haya realizado sea efectivo al cien por cien. Si estamos así de seguros lo mismo nos dará que las nubes sean cumulonimbos o cirrostratos.